En Interesante

Día de desconexión digital para empresas:

acaba con el burn out de tu plantilla

El último año en pandemia nos ha traído aislamiento, incertidumbre y mucho estrés en el trabajo. Esa es la realidad.
Una situación que, inevitablemente, está ya afectando a las plantillas de todas las empresas, especialmente las del sector tecnológico.
¿Casualidad?
En absoluto; seguramente son los trabajadores que más tiempo están conectados por medio de diferentes dispositivos y diversas tecnologías al trabajo. Esto es lo que ya conocemos como la hiperconexión digital.
Las consecuencias son muy fáciles de imaginar: estrés, ansiedad, fatiga emocional, desmotivación, apatía, dolencias físicas…
La buena noticia es que el nivel de conciencia de esta situación es cada vez mayor por parte de las empresas tecnológicas, a la par que están surgiendo iniciativas para paliar este problema (como el Log Out Day).

La fatiga pandémica y sus consecuencias en el plano laboral

Tenemos muy claro que la crisis sanitaria y los continuos cambios que hemos vivido últimamente han pasado factura en nuestra salud mental y emocional.
Cada día nos enfrentamos a altos niveles de estrés, insomnio y ansiedad fruto de una situación nueva y completamente desconocida para la que, sin duda, no estábamos preparados.
Podemos pensar que en este contexto el teletrabajo ayuda, dado que no tenemos que sumar la preocupación extra de exponernos aún más.

La idea, en principio, estaba muy bien: no tener que salir de casa para trabajar.
Pero esta concepción ha evolucionado a un plano menos amable si atendemos, por ejemplo, a los resultados que recoge RRHH digital de una encuesta realizada sobre este tema en enero de 2020.
Entonces, hasta el 91% de los participantes deseaba poder trabajar desde fuera de la oficina. Sin embargo, un año después (enero de 2021), solamente un 73% de los trabajadores encuestados preferían esta opción.
La tendencia a la baja es clara, ¿verdad?

Al fin y al cabo, los humanos somos seres sociales y la soledad y el aislamiento, unidos al sedentarismo por estar todo el día en casa, merman nuestra motivación y productividad.

Ante la imposibilidad de estar juntos, la hiperconexión

Todos estos cambios en la forma de relacionarnos y de trabajar han traído un problema mayor: el tecnoestrés.
Efectivamente, como su propio nombre indica, es el estrés derivado de estar todo el día conectados digitalmente.
Algo que, como ya sabemos, ha traído consigo el teletrabajo, pero también los nuevos hábitos derivados de la pandemia.
Durante semanas la tecnología fue la que posibilitaba estar en contacto con nuestros seres queridos, para recibir formación e, incluso, para hacer deporte.
Así que, casi sin darnos cuenta, estamos prácticamente todo el día frente a una pantalla.
Y eso, tiene consecuencias.: físicas, psicológicas y emocionales, como ya hemos visto.

Todo ello con consecuencias para las empresas que inciden directamente en sus resultados como absentismo, errores, conflictos de comunicación, falta de compromiso, bajo rendimiento, etc.
Por eso cada día es más importante encontrar momentos de distracción, libres de pantallas, en los que no intervenga la tecnología.
Que nos devuelva a eso tan humano de relacionarnos en persona y realizar de vez en cuando una necesaria desconexión digital para trabajadores, pero también en el plano de la vida personal.

Sociabilizar para aumentar nuestro bienestar

Una vez dentro de esta espiral de hiperconexión es muy difícil que una persona salga por sí sola de esta rutina y de la zona de confort que se ha creado en un mundo on line.
En el 3er estudio sobre salud y estilo de vida de Aegon realizado en el 2020 se muestra la importancia de adoptar hábitos de vida saludables para paliar las consecuencias de la crisis que estamos viviendo.
Es entonces cuando sale a relucir la responsabilidad de las empresas para con la salud de sus trabajadores.
Un compromiso que, recordemos, está recogido en la propia legislación laboral.

Partimos de la base de que todos los trabajadores necesitan desarrollar un sentido de pertenencia a la empresa y un propósito conjunto.

Es decir, percibir que de verdad forman parte de un equipo humano con un objetivo en común.
Esto resulta un tanto complicado cuando algo tan básico como acudir al puesto de trabajo no es posible, creando una sensación profunda de soledad y aislamiento.
Por muchas videollamadas que se agenden, siempre falta el factor humano. Ese apoyo de compañeros o jefes ante ciertas situaciones o problemas, aunque sean los propios del día a día.

El teletrabajo ha traído sin duda alguna muchísimos beneficios. Ha supuesto que muchas empresas puedan continuar con su actividad y que los empleados puedan conciliar. Pero, el trabajo en remoto unido a la situación de fatiga pandémica ha supuesto que muchos trabajadores empiecen a no sentirse motivados, que acusen el sedentarismo y todo ello se manifieste en una merma de la productividad.
Ángela Jordana, directora y fundadora de la Escuela de Competencias para la Vida y la Salud.

Por eso, una muy buena forma de volver a reunir al equipo y aumentar la motivación es organizar un día de desconexión para las plantillas de trabajadores.
Un concepto que no solo implica ocio y diversión en un entorno alejado del habitual, sino que también apuesta por la desconexión digital de sus participantes.
Ante la situación que aún hoy tenemos, son muchas las personas que valoran el tiempo libre alejado de la tecnología, buscando la revalorización y humanización del tiempo.
Pasar del FOMO (fear of missing out- el miedo a perderte algo-) al JOMO (joy of missing out- la alegría de desconectar-) es un beneficio cada vez más codiciado.

Las empresas deben ser conscientes de que necesitan aportar estos beneficios para motivar a su plantilla, así como reforzar la comunicación con los trabajadores.
Está muy bien todo el desarrollo de las nuevas tecnologías, pero no debemos olvidarnos de lo que de verdad nos hace fuertes dentro del engranaje de un equipo: nuestras soft skills o habilidades blandas.
Esos valores y capacidades que nos hacen competentes en nuestro trabajo y nos ayudan a relacionarnos con los demás.

La gestión de estrés, la conciliación y sociabilización laboral son los grandes retos para el nuevo modelo de trabajo.

Lo que de verdad nos hace felices es el encuentro con los otros. Lo demás es bienestar.
Mario Alonso Puig en Bienestar personal, retos de estudiar y trabajar desde casa (2021).

Día de desconexión para empresas: objetivos y desafíos para el futuro

En este punto ya queda patente que nos enfrentamos a un doble reto.
Por un lado, seguir aprendiendo a sobrellevar la situación que nos toca vivir. Por otro, intentar que las consecuencias derivadas tengan el menor impacto posible en nuestra salud.
Es aquí cuando sale a escena una capacidad de la que todos hemos oído hablar en los últimos meses: la resiliencia.
Gracias a ella hemos podido adaptamos a lo que se nos ha venido encima, pero también es la que nos ayuda a recuperarnos de los traspiés de la vida.
Metidos en la rutina diaria es prácticamente imposible encontrar un hueco para esa preciada desconexión.

Moebius Consulting y Foxize School, en su estudio sobre la realidad y perspectivas del teletrabajo en las empresas españolas, ha encontrado que el 77% de los trabajadores (empleados y directivos) afirman que el principal problema que encuentran en el teletrabajo es la pérdida de la interacción social con compañeros, jefes y colaboradores.
El segundo y tercer puesto del ránking se lo llevan la incapacidad para desconectar, que termina por quemar a los empleados (47%) y la ineficiencia por las continuas videoconferencias (35%).
Eso sí, es reseñable que las personas que han participado en el estudio no ven el teletrabajo como un obstáculo para alcanzar sus objetivos.
Por eso es tan importante que desde las empresas se mantenga ese compromiso con la salud de los trabajadores y propicien entornos y actividades que palien de manera directa el problema.

Los avances más emocionantes del siglo XXI no se producirán debido a la tecnología, sino a un concepto en expansión de lo que significa ser humano.
John Naisbitt

Es con esa intención con la que desde Leisurely hemos organizado el programa Log Out Day, dirigido a empresas tecnológicas.
Los objetivos que perseguimos los tenemos muy claros:

● Ofrecer a tus trabajadores momentos de desconexión digital real: sin acceso a dispositivos, para buscar entretenimiento y ocio en otras actividades que estimulan su creatividad de manera más humana.
● Dar la oportunidad de sociabilizar con todo el equipo y reforzar el liderazgo de la empresa.
● Generar motivación, animar a la reinvención y proyectar ilusión en el futuro.
● Formar en bienestar/wellbeing.
● Encontrar ideas positivas en el cambio gracias al desarrollo de la resiliencia.

Si quieres saber más sobre cómo funciona este programa de desconexión para empresas y cómo puede ayudarte a aumentar el bienestar y rendimiento laboral de las personas que forman tu equipo de trabajo, no dudes en ponerte en contacto con nosotros y te enviaremos una propuesta personalizada y adaptada a las necesidades de tu plantilla.

¿Acabamos con el burn out en tu empresa?
Contacta a nuestro Agente de actividades Gratuito para más información y consultas: info@leisurely.es

Entradas Recientes

Suscríbete a nuestra newsletter

* campo obligatorio
Museo Picasso Malaga